17.11.09


LA LENGUA DE LA MÍSTICA, PLURILINGÜE Y UNA


A Elena Liliana Popescu se le ha ocurrido una idea mejor que la de publicar un mero poemario: escribir un solo poema y traducirlo a más de cuarenta idiomas. No creo que sean coyunturales ideas de globalidad cultural o experimentaciones lingüísticas lo que la hayan inspirado a llevar a cabo este....libro.

Conocimos a Popescu hace unos años a través del director del Instituto Cervantes de Bucarest, Joaquín Garrigós, recientemente jubilado.Presentamos a la poeta en la sala de conferencias de la CAM, aquí, en Orihuela, acto al que, sorpresivamente, acudió un nutrido y numeroso público. Vegetariana, profesora de matemáticas en la Universidad de Bucarest y con una reconciliadora visión mística de este agitado mundo, su humildad le impide declarar su ascendencia pitagórica, aunque ello sea manifiesto. Se ha repetido que lo único que respalda hoy seriamente a la metafísica es la matemática. Quizá sea esto un punto más a favor de lo que Popescu cree observar y por tanto anhela.

Hay poetas que exploran en las simas y pliegues de su propia lengua, otros que utilizan cualquier medio auxiliar para expresar sus ideas. Creo que en Popescu hay más una aspiración sincera de surcar personalmente otras geografías - es una gran viajera -, conocer gentes y países, que inventar mundos nuevos en el espacio del texto. Popescu prefiere hablar de lo que surge de la verdad de su encuentro con los demás y la enseñanza que de ello se deriva, y esto no porque evite enunciar poéticas sino porque lo espiritual es su fuente y su retórica la transparencia misma.

Daca ( "Si se pudiera alguna vez...") tiene un distinguido e innegable efecto lúdico. En sí, el libro es más un objeto estético que un libro de poesía. En vez de leer, nos contentamos con mirar. Un solo y breve texto se tornasola bellamente en efectos sonoros - la textura de cada idioma - y gráficos - la variedad de alfabetos en que está escrito. Podemos disfrutar de su mera apariencia, o imaginar cómo puede sonar un anhelo de paz en todas esas lenguas.

El poema acaba interrogando sobre la posibilidad de hallar un nuevo comienzo fraterno en las cosas, tras la liberación de las limitaciones conceptuales y servidumbres personales a las que nos sometemos. Ese origen buscado resuena en albanés, en italiano, en hindi, en griego, en danés, en ruso, en serbio, en armenio, en coreano, en persa, en húngaro, en español, en esloveno, en checo, en sueco, en chino, en uzbeko, en indonesio, ¡en catalán!, en japonés, en polaco, en inglés, en hebreo, en portugués, en estonio, en georgiano, en alemán, en náhualt, en árabe, en eslovaco, en latín.....

Lo repito. Algo distinto de un libro o de una obra literaria: un proyecto, un mensaje, una idea, las mil músicas de las lenguas universales vehiculando un mismo deseo.
La página web de la autora es: www.elena-liliana-popescu.ro

No hay comentarios: