21.11.11



                                                              CONSTATACIONES
El placer de sentirme firme, dinámico y móvil,
el placer psíquico de sentirme bien físicamente,
el placer de morder la carne tierna de un pétalo,
de ver desde una ventana o desde dentro de un café,
a la gente pasar, 
el placer de pensar la lucidez que no te abandona
a pesar de todas las devastaciones interiores,
el placer de andar, de pasear,
de que te lleve tu cuerpo por el espacio,
el placer de contar, de computar,
pensando en posibles fisuras azarosas
que alteren sorpresivamente lo que has calculado,
el placer de meterte en la cama
y sentir la circulación tranquila de la sangre,
el placer de contemplar el mullido hojaldre
de las viejas páginas de un libro,
el placer de saber palpable tu alma en tu cuerpo soberano,
pensando que la belleza de tu cuerpo
es más un don que el producto de un proceso biológico.

No hay comentarios: