28.3.13

VISUALÍSTICAMENTE


 
 
El examen de un breve rosario de imágenes cualquiera, puede resultar el viaje más práctico y rápido para conectar con el misterioso despliegue de los más diversos mensajes y mundos.
 
 
 

 
La portada de este disco me fascina. La música del grupo no
me interesa nada.
Es curioso comprobar cómo, a veces, el contenido es casi secundario con respecto a la expresividad o autonomía del continente.  
 
 
 

 
Fragmento de la hoja de un libro del siglo XVIII.
Literalmente, he escaneado un pedazo de Tiempo:
el rastro de las décadas ardiendo
secretamente en las texturas del papel que empieza a destejerse.




 
Secuencia de un pensamiento de la Mente Divina.
Podríamos dejarlo así, o liarnos espléndidamente en la
interpretación semiótica de todo mensaje que, según Peirce,
no da como producto sino otro signo cuya explicitación
genera otro, y así indeterminadamente.
Si incluso nuestros gestos son signos,
¿es el tiempo el único lector fiable?   




 
Dulces amores castos de nuestros bisabuelos.
Esta postal la guardaba celosamente una tía abuela mía
en un sobre junto con otras.
Mi tía creía que el amor era esto.

 

No hay comentarios: