31.7.13

TIRAR DE LA CUERDA






 
Compré este libro creyendo que era la última obra de Savater. Ahora se dedica a los aforismos, pensé. Y aunque Savater siempre me ha recordado a los curas que hacen chistes, por su estilo brillante y por ser novedad adquirí el libro. Resultó que el libro no es sino un invento de Andrés Neuman, quien, tras un hábil muestreo del texto de las mayores obras del filósofo, ha extraído una serie de fragmentos que, antologados,  más o menos temáticamente, ha convertido en  una antología de aforismos. Eso me desilusionó un tanto porque también el pensamiento y las frases brillantes precisan de una contextualización y nunca como ahora nuestra geografía social ha cambiado tanto. Quiero decir: el habitual anticlericalismo de Savater, como es lógico, ha ido dirigido siempre contra  las jerarquías de la Iglesia católica. ¿Cómo le espetaría nuestro filósofo a un líder musulmán que ejerciera carpetovetónicamente su oficio en nuestros lares, frases como ésta: la figura opuesta al filósofo, porque es la más lejana a la sinceridad, es la del clérigo, que habla en nombre de lo inefable y ofrece como último argumento la sumisión al Enigma? 
Realidades sociales nuevas implican tanto formas - costumbres, usos, tiempos - como problemas nuevos. Podemos hacer una cosa:  aprovechar el carácter genérico de los aforismos aplicándolos a lo "nuevo" que observemos susceptible de critica, además de deleitarnos intelectualmente con ello.     

No hay comentarios: