19.8.14

NOTAS







Me acabo de comprar - a estas alturas - La novela de un literato de Rafael Cansinos Assens. Me da algo de vergüenza, porque es un libro que, supuestamente,  tendría que haber leído hace algún tiempo por lo que significa: inicios de la vida literaria, mundillo literario y editorial, bohemia, etcétera; aunque, por otro lado, uno no deje de ser, casi, y pese a todas las lecturas llevadas a cuestas, un principiante. El texto tiene su gracejo, está secuenciado de modo que su lectura se articula con facilidad y resultan unas excelentes memorias literarias.  De Cansinos leí hace tiempo El divino fracaso. Su lectura se me hizo algo penosa pero no tanto por el texto en sí sino por la obsesión con que quería convencerme a mí mismo de que se trataba de una obra exquisita y rara. Esto me impidió leerla con fluidez. Me he dado cuenta de que a la hora de elegir libros para leer, importa más el tipo de mundo que vas buscando satisfacer que la cuestión de si, objetivamente, se trate de una buena obra o no. Ahora me doy cuenta: el título, "La novela de un literato", es sorpresivo.

 

 
 ¿Por qué yo, que no soy taurino, desde luego, experimento proyectos como el de prohibir las corridas, no como un crecimiento moral sino como todo lo contrario, como la supresión de una singularidad? Vamos a un estado de homogeneidad, de uniformidad, a una suerte de nuevo puritanismo donde lo bizarro, legítimo en contexto propio, es perseguido como aberración.

 
 
 


Nunca he soñado con un sabor.

 

 
 
 

Sorprendido con el viaje reciente del Papa a Corea del sur. Cinco millones de católicos, ni más ni menos. Cómo sentirán los coreanos católicos la religión cristiana, me pregunto. Estuve viendo las imágenes por la televisión y resultaba de un candor encantador ver a las coreanas con las manos juntas y una mantilla blanca colocada sobre la cabeza. Es admirable que un grupo extenso de personas, adopte con fervor una religión de origen extranjero, obviando,  incluso sacrificando, aspectos importantes de las identidades propias. Esto es lo que  salva al mundo: este tipo de  silentes transformaciones, de sutiles y delicadas adopciones. Lo que resulta meritorio no es tanto que un cristiano reivindique el cristianismo en Europa, sino que esta religión adquiera nuevas lecturas y seguidores sinceros en lugares del planeta bien alejados, incluso extraños a su origen.      

 





Importamos de Norteamérica ya absolutamente todo. No sólo películas, sino modas, gestos, hábitos, incluso tipos de humor. ¡Pero el besito de Javier Bardem a su santa madre en plena boca es de un esnobismo atroz!

2 comentarios:

Elena M. dijo...

Escribes :
Me acabo de comprar - a estas alturas - La novela de un literato de Rafael Cansinos Assens.
Me da algo de vergüenza, porque es un libro que, supuestamente, tendría que haber leído hace algún tiempo por lo que significa ...
Sabes ? nunca es tarde
El destino lo ha puesto AHORA en tu camino por algo ...

Cubre la etapa de iniciación durante la que el joven escritor conoce a las figuras más representativas de la cultura madrileña. Sobre el trasfondo de los principales acontecimientos históricos del período, desfilan las figuras de Alejandro Sawa, Villaespesa, Rubén Darío, Valle Inclán, Antonio y Manuel Machado, Juan Ramón, Colombine, Santos Chocano, Blanco-Fombona, Zamacois, Felipe Trigo, Blasco Ibáñez, etc., en el marco de tertulias de café, redacciones y veladas admirablemente recreadas por el talento de quien fuera uno de sus principales animadores.

Sabes ?
Siempre he deseado asistir a una de esas tertulias ( por el placer de escuchar a personas entendidas en la materia ) .


Soy antitaurina por el hecho de que hacen sufrir a un animal por puro placer .
No soporto la prepotencia con la que defienden dicho "espectáculo " .

La religión :
UFF!!
Es la peor institución ( en mi opinión ) que puede haber sobre la faz de la tierra .
Predican
Tanto viaje para alinear en sus filas más " adeptos " y mientras tanto hay millones de personas
que se mueren de hambre .

Sobre lo americano : nos gusta imitar ( se ve que no sabemos pensar por nosotros mismos ) jajaja
El beso en la boca : Los artistas tiene esa costumbre . LO veo normal



José María Piñeiro dijo...

Gracias por los comentarios, Elena. He tenido el ordenador roto y he estado fuera de cobertura estos días. Lo de los católicos en Corea a mí me parece admirable. Han sido los coreanos los que han decidido libremente convertirse: les gusta esta forma de religión.