1.12.14

AFO-RITMOS






Soy de mí el vértigo restante.

 

Accedo a departamentos de mi memoria a través de un olor, de un nombre, de una música, de alguna suerte de sinestesia.

 

Mis paraísos artificiales son los libros y la música.

 

Precisión sonámbula.

 




 

El pensamiento es epifanía formal.

 

Cuando hasta a lo genial le sospechas el mecanismo es cuando apetece de verdad cierto distanciamiento, cierto silencio, contentarte con la belleza de todos los días.

 

El Mal es algo demasiado triste y desagradable. El Diablo es sólo un pícaro, un chico listo.


 

Las prioridades se articulan por sí mismas.

 


Los americanos producen genialmente bien lo que estamos hartos de consumir y volvemos a consumir porque nos hemos hecho adictos de ese consenso estético.


 

Inmolar… un verbo demasiado sublime y solemne para aplicarlo a la acción de pobres diablos destinados a la más estricta de las nadas.








El estilo filosófico es un gozar el desciframiento del mundo a través de determinadas frecuencias semánticas.


El apaño secular: si la mujer es una interesada, al hombre sólo le interesa una cosa: la mujer.

 
No conviene releer los aforismos. El sentido revelado en la primera impresión podría comenzar a producir redes de versiones en la segunda.


El discurso sobre la cosa habla sobre otra cosa

 
En un sistema de discursos en liza no hay verdad, hay proposiciones discursivas.


La humanidad hace tiempo que perdió el guión de sí misma y sólo sueña convulsos eternos retornos.

 
Hoy no noto la fragilidad de mi cuerpo. Fluyo. Estoy, casi, metafísico


Antes la energía quería un cuerpo para confirmar su existencia, hoy el cuerpo es energía y ésta sólo se hace inteligible a través de una teoría que cuasi comienza a convertirse en teología.



El estado quisiera amarme, pero, ineludiblemente, para él sólo soy estadística.


Hemos sufrido una silenciosa derrota: nos han convencido de la necesidad de utilizar cámaras de seguridad.
 

Las cámaras de seguridad son instrumentos singularmente estúpidos: pueden estar grabando una pared durante horas.

 
Si no somos más que lectores del mundo, cuál es el texto original.


Si somos lectores del mundo, el texto lo leemos conforme lo escribimos.

 
Discursos como flujos autónomos paralelos.


Tras tanta retención, escribo casi por inercia

 
Hay hombres que se sienten bien en el dogma,  digamos que se instalan en él y van recreando los circuitos interiores sin cuestionar los bordes. Lo que ocurre es que producen cierto hastío, cierto acoso perceptivo en los que no utilizan ese acomodo intelectual, en los que están, digamos, "fuera" de ese ligero bunker.

 
El tiempo se va ordenando solo: retenemos los mejores y más intensos recuerdos, y lo malo se va enterrando en la ceniza constante.


El vacío se desblinda a través de la forma.

 

 

Cada discurso- ideológico, religioso – en su tronera, dispuesto a satisfacer las expectativas de sus demandantes.

 

Los actores son los que más practican la catarsis y los que, por lo que supone su trabajo,  con más asiduidad se hacen sus beneficiarios comunes. El reconocimiento de ello se constata en el respecto con que el público los trata después de haberlos visto en escenas grotescas, violentas o humillantes.

 

Ineludiblemente, nominar es bautizar. Estamos constantemente bautizando - profanamente - esto y aquello y de este modo, también, sancionando.

 

Pensaría que el viento es ágrafo: su lenta y minuciosa escritura sobre las rocas sólo se hace evidente al cabo de milenios.

 

La memoria es una forma tenue de eternidad.

 

Un conjunto de nexos fluye en la lectura y conforma el texto.

 

 Hemos llegado al colmo de sentir pudor de ser elegantes intelectualmente.
 
 
Las audacias de los otros nos producen desconcierto y admiración: de pronto la estructura rígida de las cosas puede ser subvertida, amanece la libertad a través del acto de una sola persona.

1 comentario:

Elena M. dijo...

No conviene releer los aforismos. El sentido revelado en la primera impresión podría comenzar a producir redes de versiones en la segunda.
No releo por si acaso ocurre lo que has escrito .
Me gusta lo que escribes
Las imágenes dan un toque especial al escrito
Las cosas se ven según el color del cristal con que se mire ...
Saludos