14.9.16

DE OCULTAS VIRTUDES






Podemos admirar lo que hacen los demás, envidiar sanamente la capacidad de alguien para pintar un cuadro, componer música o hacer copias del Guernika con recortes de periódico, pero cuando surte la sorpresa es cuando alguien demuestra realizar algo, que, por regla general, apenas realiza o no lo hace casi nunca, y encima brillantemente, es decir, rechazando toda afortunada operación del azar. La sorpresa se tiñe de melancolía si  sospechamos que tal capacidad exhibida es una capacidad largamente poseída por la persona pero que siempre ha permanecido casi oculta y que, desde el punto de vista más práctico e incluso, profesional, se podría haber aprovechado.

Algo de todo esto he pensado mientras observaba los dibujos de un veterano amigo, recuperados por él mismo para la visión pública, a través de Facebook.

Yo ya conocía estos dibujos, hechos con el irremplazable y exquisito rotring, lo cual implica y quiere decir que los dibujos serán minuciosos y virtuosísticos y que requieren maña, trabajo e imaginación. Después de tanto tiempo sin ver estos dibujos, ha sido eso, los efectos del tiempo en la memoria, lo que ha provocado la fascinación: creía que todos los dibujos los había hecho mi amigo a finales de los ochenta, años 87, 89, pero cuando he visto que algunos datan de 1984,tal  fecha se me ha antojado remota; por otro lado, y es la sensación que más quisiera resaltar, al contemplar las imágenes, de pronto me han parecido excelentes y he sentido algo así como una revelación, como si algo me dijera en silencio, que todos hemos venido al mundo llenos de facultades y virtudes y que somos  nosotros sólo, quienes libremente las ejecutaremos. O no… y aquí, volvemos a lo del principio. Basta decir que mi amigo Fernando, que yo sepa, no se dedica a la ilustración y no estudió Bellas Artes.        
 
 















 

 

No hay comentarios: