7.2.17

TEMARIO




NUESTROS ANTIGUOS CONTEMPORÁNEOS
 
Dice el tango que 20 años no son nada y casi diríamos que 2000 tampoco, examinando estos vívidos retratos de Al Fayum que casi parecen salirse de su marcos para examinarnos a nosotros mismos a su vez. Qué repertorio de rostros y miradas certeras, sin torcimiento ni retraimientos. Piensa uno que Hollywood, al fin y al cabo, no se equivocó demasiado, aunque sus puestas en escena de películas de época nos parezcan estereotipadas o manidas. La expresividad y el realismo de estas figuras y de estos rostros niegan todo gravoso paso del tiempo. Nos miran desde un ahora que conecta con el nuestro. Hay momentos en que el tiempo queda suspendido: uno de esos instantes es el que constituye la convergencia de nuestra mirada con la de los retratados. “Aquí estamos nosotros, ¿quién sois vosotros?”, parecen decirnos.      
 



 WELCOME AL SPANKING





En estos mismos momentos, cientos de traseros ingleses están siendo contundentemente azotados en  algún punto escondido de la gran city londinense. La práctica del spanking o azote es toda una secreta institución en Gran Bretaña y puede considerársele una modalidad relativamente severa de sadismo. El azote en el trasero conjuga morbosamente recuerdos placenteros de infancia y componentes masoquistas de sumisión y humillación. Ya Flora Tristán, en el arrasador testimonio escrito de su viaje a Londres dejó constancia de lo mal que los ingleses trataban a sus mujeres. Y en el diario de los Goncourt se nos habla de los placeres privados de un inglés que viajó a París, presumiendo de la crueldad que empleaba en tales placeres. El spanking parece darle la razón a Nietzsche: el mayor placer es el de dominio.

No hay comentarios: