28.9.07

Un cuento de la Tierra al Mar.

En la edición de 20 minutos de Murcia, en la página 17 en papel, hoy se podía leer el siguiente texto que incluye un cuento de el mundo, que Sofía Sánchez Adalid, selecciona:

"Los mitos y leyendas eran las explicaciones que nuestros antepasados daban al mundo. Hoy tenemos la ciencia. ¿Con cuál te quedas?

Hace mucho tiempo, cuando todavía no existían los barcos, en una playa paradisiaca y remota vivía una pareja de magníficos caballos: la hembra, de color blanco, con largas crines rizadas por la humedad del viento, y le macho, color negro azabache que lucía en las patas pequeñas manchas a juego con su pareja. Se pasaban el día galopando y relinchando, ya que su felicidad era plena.

Pero cierto día unos indígenas se aproximaron hasta ellos, armados con lanzas y acompañados por fieros perros. Querían a toda costa hacerse con los dos ejemplares. La pareja de equinos, asustada por el inminente peligro, galopó veloz hasta el final de la playa. pero una vez allí se sintieron tan acorralados e indefensos que no tuvieron más remedio que lanzarse al mar. Lucharon y galoparon con las olas para salir a flote, pero quedaron tan extenuados que las aguas y la espuma pronto los sumergieron en un mundo desconocido en el que cayeron en picado hasta el fondo.

Y fue entonces cuando el señor de las aguas, Amanikable, se presentó ante ellos, y con su infinito poder hizo que se redujeran de tamaño y que se adaptaran al acuoso medio. Muchas veces, ante un peligro o un acontecimiento inesperado, todas las especies se transforman para adaptarse al medio ¿Te ha pasado alguna vez?".

En la anotación de Jose María Piñeiro, el pasado jueves 20 de septiembre en este cuaderno de bitácora, escribía sobre como no hace mucho, en las reuniones familiares nocturnas, se leían cuentos, lo cual le contestó su madre a una pregunta suya sobre qué se hacía antes de tener la televisión o la radio. Un sana costumbre casi olvidada, pero no perdida, que se debería retomar para intentar crear confianza entre los miembros de una familia y retomar la transmisión oral de una memoria, como digo, olvidada pero no perdida. Hagamos memoria y recordaremos.

Por cierto, personalmente, me quedo con las explicaciones que nuestros antepasados daban al mundo. Por así decirlo, prefiero las cabañuelas, a las predicciones meteorológicas.

25.9.07

SoMoS a Violeta.

ECO la lía, MUSICALmente hablando, por escrito.

Incapaz de expresar sus sentimientos, en voz alta, a un público expectante.

Escribe sin parar, en cualquier lugar, pensamientos a los cuatro vientos.

En una TIERRA habitada por un pueblo desorientado.

Violeta, una biolalia innata, hablando de la vida.

24.9.07

Elementos para glosar individualmente

Lo que me fascina
La boca de Juliette Binoche.
Los ojos de Natassia Kinski.
La melena de Misia.
El rostro de Artaud.
Dalí.
Deleuze.
La blancura de las estatuas griegas.
El París decimonónico.
Casi todo lo decimonónico.
La música de Hindemit.
Los puestos de la feria.
Las fotografías antiguas.
Los nombres eslavos.
Los grabados anónimos barrocos.
Las pirámides de cristal.
El color violeta.
El sonido de los vibráfonos y los organillos.

20.9.07

Reseñas de libros ya reseñados.

Con Borges. De este modo titula Alberto Manguel, escritor argentino nacionalizado canadiense, su libro de recuerdos personales como lector del egregio invidente compatriota suyo. A finales de los sesenta, y de un modo azaroso, Manguel conoce a Borges en una librería. Este último, comprobando la paciencia (y quizá la piedad) del joven amigo, le pide que le visite a casa. Manguel acepta y se convierte, ocasionalmente, en lector temporal de Borges. Este privilegio le permite acceder a su espacio íntimo y tratarlo de este modo durante un breve período de tiempo que se quedará grabado para siempre en la memoria del joven Manguel.
Aquellas sesiones de lectura parecen evocar el ritual de los tiempos arcaicos, cuando los miembros de la tribu se reunían alrededor del fuego a escuchar historias, cosa que hasta hace nada, antes de la llegada de la televisión, todavía se seguía haciendo y no, exclusivamente, en lugares del tercer mundo, sino en la mismísima Europa. Un vez pregunté a mi madre qué es lo que hacían, en qué se entretenían, en su época, después de cenar (estamos hablando de los años cuarenta-cincuenta), y la respuesta fue rápida: contarnos cuentos.
En el amplio panorama de la producción biográfica en torno a Borges, el libro de Manguel destaca por el detalle mencionado, ser el testimonio de un lector de Borges; pero nosotros, los otros lectores, nos quedamos con ganas de más. La degustación de Con Borges queda algo frustrada, la memoria de la experiencia de Manguel, algo escueta: en realidad, apenas cubre unas sesenta páginas. La edición, exquisita, de Alianza Literaria tiene algún que otro truco para engrosar materialmente la apariencia del volumen: letras grandes, generosidad de espacio en blanco, inclusión de fotografías ocupando páginas enteras, tapas duras...
Además, Manguel repite palabra por palabra, la anécdota de Borges con Mario Vargas LLosa, que ya reflejara en su libro La biblioteca de noche. Aunque se trata de pocas líneas, es exactamente el mismo texto.
De todos modos, cuando uno adquiere un libro de la colección Alianza Literaria ya sabe qué tipo de producto compra: contenido y continente se corresponden en calidad, y con una figura delante como Borges se acepta el pretexto.

El poder de la palabra en la radio.

La estación azul es un programa semanal sobre la palabra poética, que se emite en Radio 3 de Radio Nacional de España. He creido conveniente hablar de este medio en mi primera anotación en este cuaderno de bitácora, que inició anteayer su andadura, dado que nos sirve de ejemplo para abrir nuestro pensamiento a otros medios de comunicación que sirvan para hablar de poesía o literatura, incluso que sirvan de soporte para expersar, mediante la palabra, sea hablada o escrita, la poesia que todos llevamos dentro, pues todos somos poetas.

En la foto, los poetas y periodistas Javier Lostalé e Ignacio Elguero , que dirigen el programa audifónico.

Y es que expresar nuestros sentimientos y pensamientos, ayudaría a relajar esta sociedad egocéntrica y malhumorada, que ha perdido el sentido de vivir en armonía con su propia naturaleza innata.

¡Expresémonos mediante el poder de la palabra!

18.9.07

Inicio

Empireuma inicia su travesía digital con la inauguración de este, su primer blog, después de una larga andadura como édición impresa. La idea es la de llevar a cabo una actualización de los contenidos que atañen a nuestra publicación, compartir perspectivas y comentarios, así como fomentar, sobre todo, la comunicación del hecho literario, tanto en lo que atañe a la producción literaria nacional como extranjera y universal.