4.6.09

EXACTAMENTE, MÁS O MENOS....


Ayer fui. Tal cosa es ilusoria, inimaginable. Ayer es un momento de la trama que habito
siempre ahora, un límite del chicle que estiro cada día, y que, por ello mismo,
es tanto un extremo como parte real de "lo estirado".

**

La virtud del poeta: irrigarse de multiplicidad, de mixturas poderosas, de
fuentes heterogéneas. Paradójicamente, de tal mestizaje lingüístico, experimental,
sentimental, emanan los flujos más compactos.


**

Una pequeña fantasía: violar a Paris Hilton


**

Léeme. Te remito estrictamente a esa multiplicidad solitaria y voluptuosa que soy,
ya que como dice Barthes: "en el campo del sujeto, no hay referente".

**

El carácter fatal, lapidario, de todo lo escrito (ninguna palabra más traicionera que la escrita, como recordaba Octavio Paz). Esto es lo que detesto, a veces, de la escritura. Sólo la escritura convertida en grafía, en poesía, es resistible, y no ese continuum implacable del juicio, de la onmisciencia con que la escritura - o cierta escritura- se inviste.


**

Giacomo Marramao haba de la "espacialización" del tiempo. Aunque no tenga nada que ver, me recuerda algunos sueños que he tenido. Por ejemplo, uno en el que encontrándome en una habitación cerrada, en el pasillo de afuera sucedía el pasado, mientras que el espacio de la habitación en la que estaba, era el presente.


**


Un espejo romano desenterrado de algún yacimiento se convierte en un "objeto natural"
debido al efecto gravitatorio del detritus del tiempo que ha borrado en él
su carácter de objeto artificial. Estamos en lo que decía Simmel sobre las ruinas de un
templo antiguo. Tales ruinas se metamorfosean en elementos de la naturaleza, "regresan" a ella.


**

Yo soy mi literatura, mi mito (la conocida espiral tautológica).
Algo parecido, aunque en a una escala infinitesimal, a aquello de:
"Yo soy el que soy".


**

¿Quién es realmente mi prójimo? Naturalmente no mi vecino, el que habla el mismo
idioma que el mío, sino quien comparte el mismo lenguaje, y a veces, ni aun sí.

No hay comentarios: