2.9.10



LA MIRADA PROFÉTICA DE TOYNBEE

En cierto sentido, casi podríamos decir, emulando sentencias famosas, que "todo está escrito". Sólo hay que saber buscar y bucear en el infinito bosque de los textos universales, sin evocar, forzosamente, ejemplares hazañas hermenéuticas, para dar con sorpresivos hallazgos y descubrir las claves de algún asunto actual, divisadas décadas ha. En un puesto de libros de viejo, este invierno pasado, me encontré, en el rincón más herrumbroso y al precio miserable de 2 euros, un libro del historiador inglés Arnold Toynbee. Su título apocalíptico me llamó la atención: La civilización puesta a prueba. Publicado por Emecé Editores, en 1967, recoge textos escritos por el autor británico en los años inmediatamente posteriores a la Segunda Guerra Mundial, hacia 1948. Al repasar en el índice la temática de los capítulos, creía estar leyendo los encabezamientos de un imformativo reciente: "El futuro del Islam y Occidente"; "Perspectivas internacionales"; "El encuentro de civilizaciones".... Éste último epígrafe resulta sorprendente y es posible que Hutington lo tuviera en mente - título y contenido del articulo - cuando escribió su polémico libro El choque de civilizaciones.
Tras haber leído casi la totalidad del libro, me atrevería a decir que el volumen podría reeditarse sin peligros de ilegibilidad. Al contrario. No podría conectar mejor con las circunstancias en que nos encontramos y provocaría interesantes reflexiones.
Por la serie de problemáticas que toca, y teniendo en cuenta la tesitura político-internacional que vivimos por el efecto de la globalización, acrecentado por la universalización informativa que ha producido el desarrollo de las nuevas tecnologías, este libro de Toynbee resulta, con toda seguridad, mucho más actual hoy que cuando apareció a finales de los sesenta en castellano.
Toynbee habla de la lluvia de derechos que surge como un virus benefactor tras la Segunda Guerra Mundial, y que afecta a toda sociedad, nación o raza; del empequeñecimiento de Europa y del cambio de su papel histórico; del advenimiento de grandes potencias como China; de la sorpresiva occidentalización de países como Turquía y de nuestra desconfianza ante ese hecho; de la internacionalización de la política y de los problemas de enfrentamiento derivados de que sean las grandes potencias político-económicas y culturales las que gestionen y determinen el reparto social. Toynbee habla de la panmixia - mezcla universal de las sociedades - término culto del que nuestra traída y llevada interculturalidad es su actual y discreto reflejo. De las clases populares que se movieron sobre la hibridación de culturas y religiones distintas, surgieron las más importantes renovaciones espirituales del mundo, como por ejemplo, ni más ni menos, el cristianismo.
El capítulo dedicado al Islam resulta tan ilustrativo y candente que prefiero dedicarle otra entrada. Baste este párrafo como muestra de la perspicacia del historiador ante el potencial social del Islam: "El Islam, al ingresasr en el bajo fondo proletario de nuestra civilización occidental de los últimos tiempos, puede llegar a competir con la India, el Lejano Oriente y Rusia por el galardón de influir sobre el futuro en formas que pueden sobrepasar nuestro entendimiento"
De todos modos y como suele ocurrir con los augurios de índole político cultural, las expectativas pueden ser tan justificadas para quien las creyó en su momento, como chocantes los pronósticos para los que ya vivimos en el futuro. Hay algo que a Toynbee le intriga sobremanera y de lo que nosotros hemos sido plenos testigos: el destino del imperio ruso. Toynbee afirma, alarmado, que el norte de Canadá y el Tíbet serán los futuros motivos de un enfrentamiento bélico entre Estados Unidos y la hoy ya inexistente Unión Soviética.

No hay comentarios: