26.8.11


¿POUR QUOI?
La marmita del inconsciente burbujea a su antojo. Sin saber porqué, el personaje de Doña Urraca me ha estado viniendo últimamente a la cabeza. Desconozco la causa concreta de esta insistencia y no quisiera hacer psicoanálisis barato pensando en las consabidas proyecciones (aunque me venga a la mente una tía-abuela, fallecida hace más de una década). Al final he cedido a la tentación- quizá no sea sino éste el burdo misterio - y en una tienda especializada en cómics, he adquirido un volumen de Doña Urraca, en la colección Maestros del Cómic de Ediciones B. La verdad es que el personaje, iconográficamente, es tremendo: la mirada hipnótica es diabólica, el traje oscuro y de una pieza recuerda a una madastra siniestra, a un personaje de otra época. Imaginarla en carne y hueso resultaría escalofriante. El que este espantajo sea "mujer" lo hace más desconcertante y grotesco. Nada más inquietante que la ambigüedad sexual del monstruo. Encarna a una suerte de bruja, a la típica ama de llaves de una mansión de fantasmas. Sería interesante trazar la genealogía de este tipo de personajes, ver qué lazo los une, de qué mitología o época salen, qué clase de terrores representan o simbolizan. Me sorprende la historia del creador de Doña Urraca, de Miguel Bernet - Jorge - de cómo murió con tan sólo 38 años, y de cómo, durante varias décadas, dibujantes y guionistas espúreos prolongaran crematísticamente la existencia del personaje, sin que los familiares cobraran nada como herederos por los derechos de autor. De nuevo, el desprecio hacia el artista, como si la creación de un personaje fuera una fruslería. Si el arte es gratis que los loores de la eternidad y el prestigio sean suficientes y sustituyan al resto de derechos. Y aquí me veo, leyendo las historietas de Doña Urraca y combinándolas con otras lecturas : Jung, Lezama Lima, Rafael Barrett . El tiempo y sus fábulas que pasan en orden aleatorio.

No hay comentarios: