4.6.13

ENCUESTA SOBRE LOS BLOGS LITERARIOS


Me llamo Ekaterina Kucherova y estoy cursando el Máster Oficial en Comunicación e Industrias Creativas de la Universidad de Alicante. Las prácticas del Máster las he realizado en el Instituto Alicantino de Cultura Juan Gil-Albert, donde he tenido la ocasión de perfilar el tema de mi Trabajo Fin de Máster. Versa sobre el fenómeno de los blogs literarios, y varios miembros del Instituto, como Joaquín Juan, se han ofrecido muy amablemente a ponerme en contacto con autores que quizá puedan responder a la encuesta que sigue. Se lo agradecería enormemente.








¿Mantiene Vd. un blog literario propio? ¿Cuál? ¿Cuándo lo creó? ¿Participa regularmente en blogs literarios ajenos (gestionados por revistas o periódicos, editoriales, otros autores, críticos, asociaciones o agrupaciones de lectores)? ¿Cuáles?

Sí. El nombre de mi blog: Empireuma::Micropöesie, o bien, Empireuma blog, en el buscador. Lo inicié en el 2007. Sí, suelo participar con comentarios, en el blog: Autorretrato en espejo convexo.


Caso de contestar afirmativamente a alguna de las preguntas, en su caso, ¿qué aporta el blog a su escritura actual? ¿Es un estímulo o un método incluso de creación literaria, o se utiliza para construir la comunicación con los lectores, o fue creado con alguna otra intención? 
 
En mi caso el blog actúa como una especie de diario, en el que caben distintas densidades de escritura y temáticas: reflexiones propias, reseñas de libros, comentarios diversos sobre arte y música, etcétera. Para mí el blog supone un estímulo creativo en tanto sé que mis escritos van a ser leídos, o que mis reseñas llegarán a sus destinatarios. La comunicación revierte en motivación a la hora de escribir sobre algo. Efectivamente, abrí el blog entendiéndolo como una forma de expresión particular, como si yo fuera tanto el director como el único redactor de mi “revista literaria”.



Por favor, explique un poco cuál sería la cocina de la creación y funcionamiento de su blog (caso de ser suyo) o el motivo que le mueve a participar en blogs de otros. ¿Con qué regularidad escribe en él? ¿Cómo se relaciona la escritura del blog con los proyectos literarios en curso?
 
 Hay que reconocer que mantener el blog al día acaba suponiendo un trabajo, en el caso de que te impongas cierta autoexigencia en la calidad y diversidad de entradas y artículos. Yo procuro acompañar los textos, casi siempre, de fotografías propias, de “adornarlos” un poco con el acompañamiento de imágenes creativas. Quiero que el texto sea incisivo y que su aspecto en la página se equilibre un poco con la información extra de la imagen. Texto e imagen suponen un juego en el que lo estético y la información aparecen como una sola cosa. Escribo en el blog siempre que tengo algún “material” preparado, cada tres o cuatro días. En mi caso, la escritura del blog supone una producción de escritura condicionada por el motivo del que pretendo hablar. Por ello, a veces, eso implica detalles, descripciones, contrastes, obligo al internauta a que se detenga un momento y lea, aunque ello suponga cierta dificultad por la naturaleza propia de este medio.


 
 

¿Hay diálogo –implícito al menos- entre lo que escribe en el blog y lo que da a la imprenta? ¿En qué sentido? ¿Es el blog una forma de “apostillas” sobre la obra ya publicada y en manos de los lectores, o un taller de creación literario, un ensayo general o un test? ¿Vierte en el blog reflexiones u opiniones que no tienen que ver con la literatura, sino con temas de actualidad, por ejemplo, o con otras aficiones o intereses distintos de los literarios? ¿Cuáles?

Sí, hay una relación o una similitud, al menos, ya que lo que he publicado en revistas – reseñas, artículos – viene a ser lo mismo que realizo, con mayor margen, en el medio virtual. Exceptúo mis libros de poesía, aunque también hay una relación, ya que la naturaleza de lo que hablo en el blog se conecta con el ámbito literario, que pretendo otorgue su identidad al formato digital. De todos modos, la tentación de escribir se convierte en escribir sobre cualquier cosa, aunque deseo que el sustrato intelectual prime sobre otras preferencias. En mi caso la escritura del blog no es, precisamente, secundaria. Suelo escribir muchos aforismos que reclaman una atención especial y podrían editarse en papel. A pesar de su naturaleza temática y estilísticamente heterodoxa, la escritura del blog no deja de ser sustantiva, interesante, entretenida, y conforma un espacio de atractivas mixturas. ¿No son blogs los libros de Julio Cortázar, Último Round o La vuelta al día en ochenta mundos, por ejemplo?


Los lectores ¿tienen una influencia en su trabajo a través del blog? El blog ¿le facilita a Vd. recibir un feedback de sus lectores? ¿Qué aportan las reflexiones que hacen ellos a su literatura?

 Cuando emito algún juicio sobre algo, los comentarios ayudan a matizar lo que he escrito o a reforzarlo. Pero la cantidad de comentarios que recibo es escasa. No cuido, excesivamente, este apartado del blog. Admito comentarios, y me estimulan, pero no me influyen de otro modo.







¿Considera que el blog es o debería ser un género literario en sí mismo? ¿O es solamente una herramienta tecnológica de difusión y acceso, que no influye ni en el contenido ni en la forma misma de la escritura?


Creo que antes de la aparición de los blogs ya existían literaturas y obras literarias concretas que podrían conceptuarse como blogs. He mencionado a Julio Cortázar. Pero podríamos citar a otros autores en los que la diversidad temática y el elemento lúdico de sus obras podrían establecer conexiones visuales y textuales evidentes con los blogs. El blog tendría derecho a constituirse en género literario, pero tiene en su contra la naturaleza virtual de su propio medio. Podríamos contemplar los blogs como géneros literarios que integrasen todos los lenguajes: el escrito, el visual, incluso el musical. Pero tal estatus dependerá de la evolución tecnológica de la red.



 En su opinión, ¿qué futuro le ve a los blogs literarios?

Para mí está claro. La gran ventaja de internet es la inmediatez y su desventaja, la fugacidad. Si el blog alcanza una calidad notable, exige su publicación impresa. De lo contrario se perderá en el volumen espectral de textos tan pululantes como virtuales, es decir, no reales. Quizá se trate de un prejuicio cultural, pero si el número de los trabajos que conforman un blog poseen valor, yo necesito verlos “materializados” en un libro. Por otro lado, posiblemente los blogs continúen realizándose. No sólo prestan un servicio informativo de muy diversa índole, - hay blogs de pintura, de crítica literaria, de filosofía -, sino que han demostrado potenciar la capacidad creativa de escritores y aficionados a la escritura. Necesitamos que los blogs continúen haciéndose, que sigan extendiendo sus canales de información y de crítica en torno al peso específico central que representa el libro y su universo.

1 comentario:

José Antonio Fernández dijo...

Pues la última pregunta que te realizan tiene trampa. Los blogs ya son pasado. Ahora se lleva eso de los tuits, que no sé cómo se escribe, ni para lo que valen. Todo lo que tenga muchas líneas ya no se lee. Predomina lo visual y lo micro.