9.4.14

PAISAJE


 
 
 

La rotación del tiempo dosificó los rocíos y los torbellinos, distribuyó los tramos de savia en los tallos y pulió reflejos sobre las copas.
En las inmediaciones sólo hay aire laminado, infinita transparencia, don de la hora.

Viendo el reino simple de la luz sobre las contadas frondas, no hay que imaginar ninguna posesión beata, sino percibir la tersura acomodando las formas, plegando las umbrías, deslizándose continuamente desde un punto parado ubicado en todas partes.

Los arroyuelos flotan sobre la sombra ligera del agua, los guijarros se fracturan blandamente a cada arruga del agua que viene. El fulgor imperante hace imposible pensar en nada después de la luz, salvo en otra extensión de estabilidad semejante en latitudes diferentes.

En medio de esta placidez sobrenatural tan natural, pasa un cuerpo como acosado por sus propios átomos.  Lo envuelve una sombra luminosa. Acontece. Acontece porque rompe suavemente con la densidad sin escritura de los flancos durables de la landa, acontece porque se mueve independientemente de los tornasolamientos o revueltas del viento, porque se percibe su autonomía con respecto al resto del flujo, porque es más que la leyenda de la piedra, que el solazamiento de las hierbas, que el abandono de las umbrías, o que la repetición del animal. Es una figura que modifica el entorno, que configura su propio espasmo, que provoca gratamente la expansión de la diferencia entre la pululación uniformante de los carrizos, que articula espacio en torno de sí.

Este cuerpo que pasa, suscita el aprendizaje del horizonte, el que germina tácitamente sobreponiéndose a la raya que los crepúsculos incendian. A este ser que ha aparecido podríamos suponerlo como representante de sí mismo o como modificación de lo que meramente se da y hay que aceptar en el orden pululante y cruel de la naturaleza.

Un torbellino de diamante emerge de su cabeza. Es una palabra. Y en ella está comprendido todo este paisaje que sólo hablaba a través de susurros, palpaciones, grietas, deslizamientos, texturas y vibraciones erosionadoras.

  

No hay comentarios: