martes, 24 de octubre de 2023

MUSEO ARQUEOLÓGICO DE MURCIA: LUCERNAS



 

Barthes y Whitehead coinciden en negarle al objeto una historia. El filósofo inglés ubica al objeto atravesando el tiempo pero sin imantarse significativamente de él, es decir, un objeto que puede haber sido fabricado en una época concreta, más o menos remota, pero que su lugar metafísico es el presente más irreductible. El objeto no es portador de una experiencia, todo lo más de la tendencia de determinado signo.

Barthes niega que el objeto pueda contener mensajes más complejos que su propia factura. El uso de generaciones habrá impreso en la superficie del objeto el paso herrumbroso del tiempo, pero el objeto solo presenta una lectura: su uso. La forma que presente, los decorados que ostente son producto, en efecto, de la época y representan el mayor grosor posible de la precisa significación que todo objeto posee: una y bien localizada en las coordenadas espacio temporales.  

Es decir, que un objeto no es un texto, que su mensaje, todo lo más, es su propia forma. La dinámica del objeto en cuestión podrá hablarnos de las capacidades creadoras de una sociedad o de un tiempo, capacidades que se interconectarán con las singularidades sociales o políticas. El objeto emergerá entre el conjunto de las otras cosas - costumbres, creencias - como una expresión más de la evolución de tal sociedad, pero el objeto, la semántica del objeto, podríamos decir, no irá más allá de las peculiaridades de esa sociedad y las determinaciones de su uso.

Teniendo en cuenta estas consideraciones, no deja de admirarme la belleza, la forma singular que adoptan las lucernas en el más fructífero momento de su producción histórica, en la época romana.

La base que contiene el secreto combustible, el pequeño aro o asa con la que la lucerna es portada por la persona, y el punto por el que se libera la llama, esa suerte de tubo que parece perseguir a la propia llama en su ecape. Pocos objetos diseñados con tal solvencia, tal practicidad y también, belleza.

Si ignoráramos para qué sirven las lucernas nos intrigarían sus formas helicoidales y redondas, sus filamentos y anillos, la manejabilidad de sus volúmenes, el destino de sus pequeños depósitos.

Hay una pregunta que resulta legítimo hacerse: la utilidad específica a que está destinado el objeto, ¿incide en la forma del mismo?

La forma de las lucernas se me antoja la respuesta admirable a esta observación. Simplemente y nada menos, el hombre en la antigüedad podía portar por sí mismo el sagrado fuego que Prometeo había sustraído a los dioses y hacerlo de un modo cómodo en el ámbito doméstico, mitigando las sombras de la noche, y posibilitando, además,  un nuevo espacio para la meditación o la comunicación. Qué imagen la de esa vestal atravesando una tarde oscura  la columnata del templo con una lucerna en la mano, o la del geómetra en su taller, creando los planos de un palacio gracias a la ayuda luminosa de la lucerna en noches de trabajo minucioso.

La lucerna domeña el mito del fuego sacral a través de una pequeña llama que el hombre direcciona según sus necesidades inmediatas, llama apenas oscilatoria que arroja sombras sobre las paredes haciendo cómplice juego con la aventura filosófica que pretende interprertar la realidad con el ejemplo alegórico de Platón y su teoría sobre las ideas, sombras proyectadas en la pared de la caverna.   

La invención humana domestica la naturaleza de un modo fluido - la llama asoma con tranquilidad por el tubo lucerniano - y los habitáculos romanos se iluminan de un fulgor naranja que estimula la ensoñación y la evocación poética.

La lucerna romana certifica con qué harmónica audacia se cierra un cuadro de convivencia en el que cultura y naturaleza cohabitan cordial y elegantemente.     

  

 
































No hay comentarios:

    RETROFUTURISMO   Todo lo que, a fines de los años cincuenta y primeros de la década de los sesenta supuso, en cuanto a diseño aeronáutic...