martes, 22 de junio de 2021

OBSERVACIONES, PLIEGO DE NOTAS.



Flaubert y Chopin fueron contemporáneos, pero me cuesta imaginarlos ocupando coordenadas espacio-temporales semejantes: el primero tan elocuente y expresivo y el otro, tan tímido y callado, sublimando su silencio a través del sonido musical.

 **

Gabriel Miró siempre me ha parecido misterioso. Abordó el misterio poético desde la prosa, desde la consideración de la narrativa . Miró parece atravesado por un legado o por una revelación gravosa, melancólica, hondamente entrañable. Contemplo su rostro y ya no veo al sujeto histórico sino a un alma compleja,  enmarcada, ciertamente, por el aura de un tiempo en transición,  rico en tradiciones y lenguaje. Lo crepuscular en Miró es densidad lingüística, evolución paulatina de un mundo que estaba casi finiquitado.


Leyendo la sandunguera correspondencia de Flaubert con su amante, hay momentos de insólita explosión, de transformación del texto: esos instantes en que entre confesiones y explicaciones, incluye la descripción de su entorno, es decir, cuando aporta una imagen. Tras exponer su pasión y su amor a su prometida, nos describe en un par de líneas el paisaje urbano que se ve desde su ventana abierta, las terrazas de los otros edificios, el haz de callejas solitarias, la niebla que emerge del horizonte tapando casas y chimeneas.. Es ahí que resulta, súbitamente, cercano, como si nos enviara un daguerrotipo que nos impactara en los ojos. Tras una regularidad de elementos abstractos, el texto se materializa, se metamorfosea a través de estas imágenes aisladas y nos arrebata colocándonos, literalmente, en el ambiente de la época. 



Escucho a Chopin y lo comparo con Satie para analizar las diferencias. Chopin parece, durante la mayor parte del tiempo, como más…arcaico, más lejano, más autosuficiente en su lenguaje que chorrea melancolías y evanescencias fascinadoras. Chopin parece una herida que brotara voluptuosa y continuamente. Satie ofrece una cercanía melódica compleja de definir. Su música es atomizada también, como la de Chopin, pero su toque melancólico al ser epocalmente más cercano a nuestra sensibilidad resulta conceptualmente más huidizo y sofisticado. Su humor es más literario que musical, pues algunas de sus piezas al sonar pueden diluirnos en el mar del tiempo con suma facilidad. La música de Satie nos habla de un paraíso que apenas hace un instante se nos fue o hemos perdido. Este último detalle plantea un problema bastante gordo. Pues si el mundo encantador que perdimos fue el de la bohemia, el del París de la Belle Epoque, que empieza a antojársenos algo remoto, ¿qué grado de sensibilidad profética tuvo que tener Satie para comunicárnoslo si él mismo vivió en plenitud aquellos años?

 **

Ponerse a escribir unas memorias es fastidioso, porque parece que ya cierras  un trato con el mundo, cuando todavía estás perfectamente lúcido y vivo. Es un fragmento de tiempo en el que tu vida fue o se desarrolló con el que tu escritura se va a afanar, acotándolo, observándolo, rediciéndolo a una serie de relaciones e imágenes y sospechando una estructura, es decir, en definitiva, un sentido a todo ello. Y todo esto, si no nos damos prisa en despacharlo se torna artificioso, pues seguirás teniendo trato con ese mundo de cuyo pedazo quieres distanciarte.


No hay comentarios:

    RETROFUTURISMO   Todo lo que, a fines de los años cincuenta y primeros de la década de los sesenta supuso, en cuanto a diseño aeronáutic...