lunes, 28 de junio de 2021

GLOSAS

 


Me fascina esta imagen. Se trata de la poeta Sylvia Plath. La línea de espuma del horizonte marino hace juego con el blanco del traje de baño. Y ese azul intenso contrasta harmónicamente con su pelo rubio (el dorado y el azul prusia siempre combinan bien). Me imagino que viene de la muerte, que regresa hacia el conocimiento y la luz, que ese mar es el otro mundo. Y esa sonrisa tan franca quizá sea el mejor signo para la esperanza. 



Pintura de un autor italiano del XIX, cuyo nombre he perdido entre mis notas. Aquí el motivo más exaltado del romanticismo, el amor entre dos amantes,  ha querido ejecutarse en el lugar menos apropiado: las catacumbas de los capuchinos de Palermo, rodeando de momias a la pareja. El amor vence a la muerte, parece ser el mensaje. Yo aconsejaría salir de allí tras el primer beso. 



Más que el retrato de una muchacha, lo es de su alma o de su espectro. Fue quizá consecuencia última de lo que el romanticismo descubrió, que el simbolismo de fin de siglo se llenara de onirismos y fantasmas como materia exclusiva del objeto estético. 



  

Durante bastante tiempo me negué a leer a Bukowki. Lo consideraba un literato menor y un mal poeta. Finalmente, el interés por la época en que escribió, años sesenta y setenta, me aproximó a él y he acabado leyéndolo. Como yo sólo leía a los más exquisitos de entre los europeos, pensaba que el estilo y la temática de Bukowski serían vulgares y poco interesantes. Ahora que ya lo conozco, creía que iba a ser peor de lo que imaginaba. Sus poemas son como retazos de la historia urbana y marginal de los Estados Unidos, como fotos o pequeñas historias de existencias miserables y melancólicas. Reconozco en sus poemas, ambientes y situaciones vistas en películas de aquellas décadas. Todavía no sé si se mereció el nobel, pero sí que resulta auténtico en lo que cuenta. 

No hay comentarios:

    RETROFUTURISMO   Todo lo que, a fines de los años cincuenta y primeros de la década de los sesenta supuso, en cuanto a diseño aeronáutic...