jueves, 13 de diciembre de 2018

POESÍA A PARES






EL DÍA  ETERNO. 
Georg Heym 

En ámbitos germánicos, la exasperación de los mundos simbólicos del romanticismo y del simbolismo, produce expresionismo. Este tiene además, una característica que yo diría, misteriosa: la precisión histórica con que fechamos su aparición y máxima vitalidad en el horizonte de la creatividad europea: a principios de siglo, y como vaticinador de los desastres apocalípticos de la Primera Guerra Mundial y del nazismo. Heym, siendo uno de los poetas más representativos de este movimiento, no podía ser una excepción a estos términos. Conocí su nombre en aquella pionera antología que la editorial Hiperión lanzara a principios de los ochenta, Tres poetas expresionistas: Georg Heym, George Trakl, Enst Stadler, volumen que supuso para mí el conocimiento del mundo poético del expresionismo, tendencia que yo asociaba, exclusivamente, a una película con la que me obsesioné mucho antes de, por fin, poder verla, El gabinete del doctor Caligari.
Como si un lúgubre fatalismo se cerniera sobre la imaginación de los poetas del momento, primera década del siglo XX, el universo poético de Heym es muy semejante al de sus colegas: tullidos, personajes melancólicos, presos de cárceles lóbregas, asesinatos y cadáveres flotantes en estanques, enfermos, suicidas, amores fatales, jardines solitarios y calles desoladas desfilan por la inspiración del poeta en un espeso retrato del horror que nos espera en la gran ciudad, convertida en escenario de espantos y violencias acechantes.
Hay algo en el expresionismo que me fascina y que se da en los distintos lenguajes en que se manifiesta, sea plástico, fílmico o literario: el expresionismo produce un lugar en el que podemos disfrutar de lo espectral, pero no al modo fantástico o gótico, sino metafísicamente, podríamos decir. Cuando la realidad adquiere, moral y socialmente, un grado de obscenidad ineludible, es una ilusión obstinarse en evitar o criticar  los feísmos de su devenir estético. El expresionismo supone un mundo remoto y fatal, cuyo ámbito natural es lo grotesco y lo horrible. Así es el mundo que sanciona y representa. Por ello resulta tan interesante, en el contexto de las tensiones y catástrofes que se avecinaban, consultar el expresionismo en cualquiera de sus facetas porque se tornan protestas proféticas de un fin sangriento que terminó ejecutándose.
En el expresionismo vibra un espíritu amargo que se solaza en las podredumbres crepusculares. Por ello su sensorialismo no es escapista ni puede interpretarse como impresionismo: acusa un efecto cumplido del que no se puede escapar, un mal que se muestra como el ser tremendo y corriente de las cosas.
La muerte de Heym tuvo algo de gracilidad truncada: se ahogó cuando patinaba con unos amigos. Aquí el hielo suma una imagen delicada teñida pronto por lo lúgubre.
Su obra, junto con la de Trakl, es una de las más importantes del expresionismo poético, imbuida de esa intensidad en las imágenes que teniendo en cuenta el devenir que se proyectaba sobre la sociedad, podríamos definir de visionaria.
  





  MARÍA ZAMBRANO 
Poemas.

Todos sabemos que María Zambrano no tiene obra poética, - en todo caso  se encuentra imbricada en su obra filosófica -, y tal cosa lo demuestra bien este volumen que no recoge sino embriones y anotaciones fragmentarias. La poesía es a lo que Zambrano aspira desde su razonar filosófico; poético es el tono discursivo de sus obras. En medio de la poesía es como quisiera ver convertido el Logos. Por algo dice en una de estas ingrávidas páginas que a diferencia de la filosofía, la poesía no escinde el ser ni el pensamiento. Zambrano soñó con escribir formalmente poesía, pero bien escasamente lo consiguió en un par de los poemas aquí seleccionados. Contentémonos, pues, con ubicar la poesía de Zambrano en lo mejor de su obra filosófica como inspiración y destino no conceptual.  


No hay comentarios:

    RETROFUTURISMO   Todo lo que, a fines de los años cincuenta y primeros de la década de los sesenta supuso, en cuanto a diseño aeronáutic...