viernes, 21 de junio de 2019

CEDAZOS DE LA MEMORIA






HEDONISMOS LEGÍTIMOS

Y hedonistas legítimos, también. Por ejemplo, Lartigue. Cómo he envidiado a este cabroncete, que se pasó toda su vida fotografiando chicas guapas en la playa o paseando por parajes de ensueño, haciendo deporte, en las carreras, en el mar, en la montaña, etc. Lartigue capta el placer de vivir, la joie, como diríamos en su lengua.
Han sido, precisamente, los artistas visuales, quienes han plasmado más inmediatamente el placer por esa alegría de vivir: pintores, fotógrafos o  cineastas. Y, desde luego, por otro lado, los músicos.  Porque cuando la escritura literaria se ha encargado de hacerlo, empiezan a brotar las sesudeces y las densidades, si no se acierta a “sensualizar” con ligereza la palabra.
El placer visual acapara de golpe, es menos sucesivo que el lógico, depende de texturas, de flujos, de colores, de la danza de lo visible. La escritura tiene que aplicar su visor analítico para hacer narración de la suma de los detalles.
En definitiva, ¿qué es lo que más nos apetece: una playa o la descripción de esa playa; el contacto de la piel o el resumen ingenioso de la descripción de todo roce?
Envidio en Lartigue su franqueza, su no complicarse la vida, su decisión de vivirla como el juego más delicioso y más inteligentemente retributivo. Lartigue reunió en su obra un puñado de instantáneas divertidas y fascinadoras. Para él, la vida fue una eterna Belle Epoque.





LA CARA DE MARTE.

El descubrimiento de la cara de marte me retrotrae al año 77, cuando uno aceptaba lo que ocurría sin someterlo a convulsivas inquisiciones, cuando eso que pasaba y que podía adoptar aspectos naturalmente mágicos era aceptado en la vertiente de lo actual como un elemento lúdico más. Tendría yo 14 años cuando la noticia de que en Marte un satélite había fotografiado unas formaciones montañosas con formas piramidales y de rostro, me sumió en una fascinación que no puedo justificar ni definir como no invoque el más sincero entusiasmo. Fuera la época o fuese yo, admití aquella noticia como indudable y lo que sí festejaba era que la existencia de vida en otros planetas yo la interpretara como la realidad de otros  mundos, presupuesto orgánico de mi credo romántico y  amor al misterio. Naturalmente, tras el desmentido, ocurrido unos cuantos años después, la impronta de lo mágico se resistió a desaparecer. En mi imaginación, esa cara sigue en Marte, a la espera de un viaje de astronautas que desentrañe su arcano misterio.   




ECLIPSES INAUGURANDO EL SIGLO

Hace unos años, en la sala de exposiciones municipal de Elche, vi una exposición fotográfica que recordaba lo que en su tiempo había sido un acontecimiento mundial por la zona. Al parecer, si no recuerdo mal, en 1900 o en 1901, se iba a producir un notable eclipse solar y los puntos en que ese fenómeno iba a ser más visible se encontraban en el norte de África y en la zona de Levante de nuestra excelsa Españaña, como diría, juguetón, Erik Satie. Astrónomos e investigadores, sobre todo ingleses y franceses, se desplazaron desde sus países a puntos de la ciudad de Elche dispuestos a realizar un minucioso seguimiento científico y fotográfico.
Entre el conjunto de distinguidas personalidades entregadas al estudio de las estrellas y los planetas que, entonces, pulularon por la ciudad de Elche e inmediaciones, resulta que estuvo mi admirado Camille Flammarion. Siempre he creído que el talante investigador más neto tuvo en la persona de Flammarion una encarnación de las más ejemplares. Matemático y astrónomo, director del Observatorio de París, Flammarion también creyó que lo que supuestamente ocurría en las sesiones espiritistas, el fenómeno de los sueños premonitorios,  o la aparición de espectros era competencia de la ciencia y por ello se puso, diligente y apasionadamente, a investigarlo. Todo lo que escribió sobre lo extraordinario, estuvo marcado por el rigor intelectual y el más vivo interés personal y profesional, y puede leerse hoy sin que nos cause otra reacción que un lógico respeto.  Flammarion sólo se permitió fantasear en sus ficciones literarias, ya que, además de escribir obras de divulgación e investigación, dedicó su pluma a desarrollar literariamente lo que no se atrevía a exponer en un estudio. Su selección de sueños premonitorios, El mundo de los sueños, recogidos entre amigos y la gente que a él acudía, pues, a través de la prensa, su nombre se hizo famoso, y que publicó, precisamente el mismo año del eclipse, 1900, es todavía una obra que se lee con fascinación.
Así, pues, este hombre que yo ubicaba en la Francia finisecular, culta, decadente y exquisita, estuvo disfrutando por estos pagos y se paseó con delectación por el Huerto del Cura - momento que registra la foto de arriba -  observando con atención, en las cálidas noches de verano, a través de las frondosidades espinosas de las palmeras, el trayecto que hacían las estrellas poco antes de que el sol se convirtiera, en pleno día, en un disco gris y las tierras calientes del levante español se desubicaran por instantes, del universo.



No hay comentarios:

    RETROFUTURISMO   Todo lo que, a fines de los años cincuenta y primeros de la década de los sesenta supuso, en cuanto a diseño aeronáutic...