lunes, 21 de marzo de 2022

HOJAS DE DIARIO. (Ucrania)




He visto a una chica rubia muy encantadora, aunque no tiene cara de rubia. Ya la conocía de haberla visto en otra ocasión. Me he cruzado con ella en el momento justo en que se despedía de su amiga. Se ha vuelto y al comprobar que me fijaba en ella me ha parecido que daba una vuelta sobre sí misma encantada de verse  observada. Llevaba minifalda y botas, y riendo para sí, se ha ido alejando. Estrictamente, esto ha sido la única alegría del día. El resto, monotonía y el espanto televisado de la guerra.

 


La continua exhibición del horror se llama obscenidad.

 


A veces, resulta insoportable ponerse delante de la tele para ir viendo las novedades de la guerra. La mezcla de impotencia y vergüenza te aplastan. Por otro lado, las preguntas de los periodistas a los ciudadanos ucranianos que nos informan en español desde los lugares bombardeados, empiezan a ser irritantes: Y tú cómo te sientes, qué piensas de lo que está ocurriendo, etc..

 



El fulgor oscuro de las bombas.

 

 

Ante lo que está ocurriendo, y pensando en el juicio del resto del mundo, un chileno o un quatarí podrían decir: estos europeos están locos: se suicidan los unos a los otros.

 

 

Lo que oscurece toda palabra, todo análisis: una zanja en la que se amontonan cuerpos. Es tan horrible que no puede ser verdad.

 

 

Otra imagen que me heló el alma, de pronto: una mujer llora ante un cuerpo cubierto con plásticos ensangrentados. El ataque asesino de los rusos nos retrotrae a tiempos arcaicos y salvajes, a épocas estúpidas y brutas, a lo meramente desolador.

 



Me pregunto yo qué tipo de persona, qué alma hay bajo el uniforme de los soldados que lo único que hacen es destruir y matar. La respuesta es: ninguna. Si el asesino o el terrorista tienen la plena voluntad de hacer el mal, pierden todo derecho como personas, según explicaba Gustavo Bueno acerca de los etarras. O sea, que si un millón de soldados rusos agresores, fueran exterminados, sería como si no hubiera pasado nada.

 

 

Es como si del espíritu eslavo se levantara una facción criminal que atacara a sus hermanos, a las inmediaciones de sí mismo.

 

 

Se escandalizaba Victor Hugo de que los grandes tiranos habían podido ejercer sus crueldades al tener toda una corte de miserables lacayos y cómplices que habían materializado tal tipo de actos. ¿Qué tipo de sujeto es el militar, qué tipo de criatura que come y excreta como todo el mundo es el soldado ruso, haciendo lo que está haciendo?

 

 

Putin es un tipejo emboscado en sí mismo. La victoria sería hacerle absolutamente vulnerable sacándolo fuera, asestarle tal golpe que salga de su escondrijo y la luz acabe con él como el sol extermina al vampiro.

 



Reconozco que las víctimas de esta guerra, se nimban de cierta fascinación: por el carácter templado, dulce y paciente, por el propio atractivo físico tanto de unos como de las otras, casi veo a los ucranianos como una especie de ángeles. El dolor los santifica.

 

 

Que caiga un solo casquillo de bala en el impoluto territorio OTAN y… ¿y si Putin se viniera abajo con un único y contundente contraataque relámpago?

 

 

¿Cómo es que esto está ocurriendo? La clave me la da el estupendo título del poemario de Miguel Hernández: El hombre acecha. Es él, el hombre, convertido en bestia asesina el que nos ataca y ataca a los suyos, no una enfermedad, no un animal, no cualquier otra desgracia: el hombre poseído por la violencia y por ello mismo, desprovisto de la humanidad que le definiría. El hombre no oponente de sí mismo, sino cazador del propio hombre.


No hay comentarios:

    RETROFUTURISMO   Todo lo que, a fines de los años cincuenta y primeros de la década de los sesenta supuso, en cuanto a diseño aeronáutic...