martes, 26 de abril de 2022



EL CURIOSO SOFÁ

Edward Gorey


Esta es quizás una de las obras más singulares y casi diría, extrañas, de asunto pornográfico que podemos encontrar en el ámbito del cómic. Publicada en 1961 y con el seudónimo que aparece en la portada, se trata de una obra gráfica del dibujante norteamericano Edward Gorey, cuyas afiligranadas y sutiles personajes recuerdan bastante a los de Tim Burton, a no ser que sirvieran de inspiración directa al director.

No conocía el mundo de Gorey, esta ha sido la primera publicación que he disfrutado del mismo y podríamos decir de la misma que es una suerte de obra maestra breve de la elipsis. Si prescindiéramos de los textos que acompañan a las imágenes, difícilmente podríamos imaginar que se trata de la historia de una serie de amigos que se reúnen para gozar libérrimamente del sexo entre ellos.

Teniendo en cuenta la fecha de publicación de la historieta, no sabría decir si el arte de Gorey es tal cual de genuino como aparece aquí, o es que se adaptó ingeniosamente a las circunstancias para evitar la censura.

Observando los dibujos de Gorey he vuelto a considerar lo difícil que resulta analizar, descifrar las sensaciones que se experimentan ante la singularidad de las imágenes. Desde la semiótica última se afirma que las valoraciones o sentidos que pueden emitir determinadas imágenes superan a los de las palabras, pues no hay códigos claramente establecidos que nos ayuden a identificarlos como pertenecientes a un texto.

Ante el poder designador de la palabra, la imagen parte en vuelo. Las figuras sutiles, ingrávidas y superestilizadas de Gorey desfilan por las viñetas de esta famosa pieza, y confirman la especificidad de la imagen que no la de su mera  recepción refractaria. Las figuras de Gorey articulan una aventura cuyo desenlace la mirada describe en el lenguaje especial del humor.   

No hay comentarios:

    RETROFUTURISMO   Todo lo que, a fines de los años cincuenta y primeros de la década de los sesenta supuso, en cuanto a diseño aeronáutic...