miércoles, 19 de agosto de 2015

NOTAS SEUDOLÚCIDAS


 
 
 
 
 
 
 
Incidencias atómicas definen cuerpos soberbios.





Una relación simple es la base de estructuraciones complejas. 






Hay imágenes que fascinan y desconciertan al mismo tiempo. Por ejemplo esas miniaturas medievales, tan encantadoras y de trazo infantiloide, donde se escenifica una batalla y se observan las cabezas decapitadas de los soldados que exhiben una leve sonrisa.




Mientras siga pensando, seguiré afirmando mi cuerpo en el tiempo y en el espacio, aunque lo divise con dificultad o, incluso, cuando no lo vea.
 
 
 
 
 
Mi confín: ahora: la hora voluptuosa que habito.
 

 
 

El pensamiento  deposita sus alumbramientos en copiosos índices secretos: los libros que retornarán con cada lectura.

 

 
 
 

No hay comentarios:

    RETROFUTURISMO   Todo lo que, a fines de los años cincuenta y primeros de la década de los sesenta supuso, en cuanto a diseño aeronáutic...