miércoles, 25 de julio de 2018

ACTUALIZACIONES


 
 
 
 
En la Red, veo un programa grabado por la televisión mejicana en 1981. Se trata de una tertulia entre Borges, Octavio paz y Salvador Elizondo. Hablan sobre el tiempo y la poesía como testigo privilegiado del mismo. Lo que enseguida choca es pensar que este programa se emitiera en horario de máxima audiencia. Hoy sería impensable que, con el jolgorio de cadenas buscando reclamar audiencia, se lograra tal cosa con un tranquilo debate filosófico sobe el tiempo. Y ello no sólo por cuestiones mediáticas sino por el propio contenido: actualmente las prioridades tertulianas son esencialmente de índole política. El acoso mediático sobre la realidad es de tal calibre que cuesta imaginar que un debate puramente filosófico pudiera satisfacer el interés multitudinario de la audiencia. Resultaría anacrónico e insólitamente ilusionante a la vez.
En cadenas privadas o locales, en programas radiofónicos pueden darse tertulias de este tipo pero no rellenan sino las casillas fugaces de temas varios que las grandes cadenas dejan a sus flancos deslizarse. En cuanto a las sensaciones específicas del visionamiento de este debate entre los tres grandes autores, experimento como dos pulsiones: por un lado celebro verlo, me gustan los escritores ahí reunidos, lo que dicen y cómo lo dicen; por otro, uno percibe que el tiempo hace surgir nuevas realidades y nuevas formas de interpretar, por ello, quizás, la brillantez expositiva de los contertulios supone, a veces, juicios algo expeditivos.       
 
** 


Si no hablas el lenguaje de las nuevas tecnologías – facebook, wasap, twitter, etc – eres un marciano y, lo que es peor, estás fuera de onda, fuera de la comunidad virtual de hablantes. Bueno. Da igual. La realidad es siempre más compleja e insólita. La actitud a seguir por el disidente relativo sería la de saber utilizar en la medida de lo necesario todas estas herramientas y no rendirles ningún culto, porque entonces sí se produce un intercambio de esencia y el instrumento modifica lo que se comunica a través de él.

 



 

Ante el cuasi avasallamiento tecnológico la soberanía individual debiera radicar en la no delirante actualización de lo que se oferta,  domeñar la maniática puesta a punto del equipo personal.

 

Si es necesario, fingir indiferencia. Lo que vuelve loco hoy, mañana está cubierto de telarañas.

 
 
 
 
 
 
 

El capital del reino actual es la información – de todo tipo - . Pero en ámbitos filosóficos, el exceso de información es contraproducente para el conocimiento. Es más, no basta. La información es como un paquete de contenidos relacionados y ordenados sintéticamente que se añade a relaciones y nexos igualmente engrosable y ordenados de ese modo. Para el pensamiento la información es meramente un conjunto de datos archivables, algo estático que le falta la relación con la vida, es decir, con lo que la hace verdaderamente eficaz y justificable, con un contexto.

 

 

Ninguna moda o tecnología en alza pueden afectar a nuestra soberanía. Lo que sí resulta inadmisible es el poder de opresión de la estupidez.

 

 
 
 
 

La teoría pura precisa del contexto, del conjunto eventual de las circunstancias para hallar su contraste y justificación, para comprobar su eficacia y verdad. El contexto corrige la teoría, aunque en casos extraordinarios también ocurra lo contrario. No todo lo que ocurra lo sabe ya la teoría. Si la teoría calcula variaciones y conjuntos de variaciones, puede que no sospeche cuándo nos podemos cansar de sus vaticinios.   

 
 
 
 

Si pudiéramos analizar, en el curso de un acontecimiento breve, moléculas de tiempo, apenas entrado en el análisis de la primera, ésta se desplazaría fatalmente al pasado o al futuro inmediato. ¿Hasta qué punto una molécula de tiempo analizada aguantaría en el presente mientras es estudiada? O quizá sea una virtud del tiempo en tales  medidas no corresponderse estrictamente con ninguna forma de tiempo concreto estando un poco en todas.






No hay comentarios:

    RETROFUTURISMO   Todo lo que, a fines de los años cincuenta y primeros de la década de los sesenta supuso, en cuanto a diseño aeronáutic...