lunes, 13 de agosto de 2018







ANA CRISTINA CESAR RECITA
 
Cristina recita sin aspavientos calculados
Pero con la sensualidad de su portugués brasileño
Un día de 1982, importante para ella,
Pues acaba de publicar un libro de poesía
Cuando publicar era un acontecimiento.
 
La escucho,
Lee demasiado linealmente, quizás,
Aunque el poema tampoco exige
Grandes dotes de representación,
Sería contraproducente.
 
Lo que me fascina es cuando termina
Y se retira de la página,
Como si se diera cuenta
De que lo que ha leído es demasiado atrevido,
O hubiera cometido una travesura,
O se avergonzara de su propia inteligencia.
 
Sonriendo pícaramente,
Se aparta de la hoja de su libro
Y su rostro desaparece en la umbría que la rodea,
Desapareciendo también de este mundo para siempre.
 
Es como su regalo último e involuntario,
Esa risa de adolescente en una mujer de treinta años,
Un misterio ese gesto que la contrae hacia sí misma,
hacia la sombra, fuera de todo, de nosotros,
hacia dónde…  
 

No hay comentarios:

    RETROFUTURISMO   Todo lo que, a fines de los años cincuenta y primeros de la década de los sesenta supuso, en cuanto a diseño aeronáutic...