lunes, 18 de febrero de 2019


ÚLTIMA INCURSIÓN EN LA FERIA DEL LIBRO 
DE OCASIÓN DE MURCIA





Dos encantadoras novelas francesas con sabor decimonónico y epocal, o bien, dos encantadoras novelitas decimonónicas con sabor francés y epocal.






El poeta simbolista Pierre Louys aseguraba que los poemas de este libro pertenecían a un manuscrito encontrado a orillas del río griego Melas, y que databa de hace miles de años. Quizá le faltó ser Borges para que la superchería literaria le hubiera salido bien. La cuestión es que bien pronto fue pillado en su intento mixtificador y la magia no prosperó. Ahora bien, podríamos imaginariamente considerar milenarios estos delicados poemas, como asimismo, indescriptible la belleza de Bilitis.






Nutrida antología poética de Hugo Von Hoffmansthal. Poemas sorpresivamente densos, preñados de ese simbolismo germánico que más que atender a escenarios de cisnes y ninfas, se centra en la función profunda de los poetas y las implicaciones lingüísticas de su trabajo.








La obra poética de Poe resulta interesante por el personaje de que se trata, por su sensibilidad convulsiva y su estremecida inteligencia. La traducción de esta edición es caótica y a ratos, casi ininteligible. ¿Tan complicada es la poesía de Poe para provocar este tipo de cosas?






La obra completa de quien está considerado el primer poeta de América latina. Qué necesaria ha sido la voz de los poetas en otros tiempos para configurar el espíritu de los pueblos, el devenir profundo de las naciones. No confundir este Heredia con el otro, que se llama igual, y que adoptó afrancesadamente, la estética parnasiana.






La compra más atrevida y hasta absurda de esta feria. Ni más ni menos que la archiconocida fenomenología hegeliana del espíritu. Concibo este libro como un mecanismo de frases, un engranaje de definiciones. La teoría en estado de gracia, produciendo espumas verbales y especulaciones exactas en torno al absoluto. Habrá que leerlo como la ficción genial y atrevida de un príncipe loco encaramado al trono del sacro imperio germánico.







Memorias de viaje de un murciano ilustre. Interesante periplo que le lleva desde Berlín hasta ese territorio exótico, poco conocido llamado Constantinopla (ahora decimos Turquía o Estambul) En 1889 la luz eléctrica ya era ampliamente utilizada en las calles de las ciudades de París o Berlín cuyas extensiones podrían cubrir kilómetros enteros. Los turcos se empeñan en hacer casas de madera aunque un incendio tras otro, las  destruya. El prólogo es de Juan de la Cierva, otro murciano distinguido y bien conocido por su invento del submarino.   

No hay comentarios:

    RETROFUTURISMO   Todo lo que, a fines de los años cincuenta y primeros de la década de los sesenta supuso, en cuanto a diseño aeronáutic...