miércoles, 25 de agosto de 2021

NOTAS



 

Pensando en el lugar de retaguardia que ocupa hoy en la sociedad la poesía, y no creyendo que tal posición obedezca a algún tipo de estrategia, reparo en la ley de la oferta y de la demanda aplicada al examen del hecho poético. De este modo,  y en definitiva, qué ofrece hoy la poesía, qué tiene que pueda interesar al público. Equivocidad de destinos, me parece, ya que en vez de personas o de lectores hablamos de público, es decir, de consumidores, y en ese caso,  lo que la poesía ofrece es de naturaleza bien distinta, diría que completamente opuesta, a los valores que exalta el mercado actual y que la masa sigue: silencio, profundización, concentración intelectual y anímica, cierto grado de ascetismo, etc…



 

El mundo de las películas norteamericanas de los años 40 y 50, no lo noto, no lo veo en los diarios que Susan Sontag llevó por aquellos años. Y es que a esta autora no la vinculo sino a la década de mediados de los sesenta y las décadas siguientes, los setenta y los ochenta. Y no es que las notas que escribió en las primeras páginas de su diario no resulten interesantes, todo lo contrario: sorprende la agudeza de una chica de apenas dieciséis años.  Esta observación me lleva a la posibilidad de detenerme en las peculiaridades de otros autores o artistas, a cómo algunos novelistas o poetas representan una época determinada, y a la insulsez que luego o antes de tal momento, ofrecen otras obras suyas. Aunque actualmente, para el instinto filológico-hermenéutico, todo escrito tiene interés: como semilla anticipadora de lo que vendrá o como metamorfosis última de un estilo.   

 


 

Nos bombardean ahora con noticias sobre los talibanes. Me pregunto cómo es que no han capturado varios ejemplares vivos de estos extraños seres y no los han traído al zoológico de los monos y los orangutanes para estudiar sus curiosas costumbres, porque según la certeza general  los talibanes son simios a los que les ha crecido una barba insólita. Los talibanes representan ahora la extrañeza absoluta: frente al consenso de la civilización mundial, son la irracionalidad y la miseria intelectual absolutas.



Releo a Miguel Hernández y qué renovación de la gozada al volver sobre su mundo y su palabra. Sus poemas ofrecen una carnosidad, una frondosidad verbal que los hace deliciosos e inmediatamente entrañables. Pienso en los fragmentos fulgurantes de universo que la imaginación de los poetas ha descubierto y donado a la memoria general. Por ejemplo, las famosas genialidades de Hernández, encarnadas en algunos de sus versos o epígrafes: Todo menos tu vientre es confuso; El hombre acecha: El rayo que no cesa; Vigilar la blancura: este es mi oficio. Este último verso me recuerda, impecablemente, el hermetismo de un René Char.

Con razón se llama a la generación del 27 la generación de plata, pues el tipo de escritura de Hernández, sublimaciones barrocas en un espacio de  metaforización pululante, es típico del momento. Pensemos en un Cernuda o en un Lorca. Con todos estos autores llegamos al clímax de la creación puramente poética.  Lo que vendrá décadas después, tendrá que renovar lenguaje y motivaciones.

 

 


¿La literatura es el producto de un contexto – social, cultural, etc… -, o es al revés: el contexto se visibiliza, se materializa gracias a la obra literaria, es decir, llamamos contexto a las circunstancias de diverso orden que en suma, la literatura describe? Interrogante tan vulgar y previsible como irremediablemente recurrente.  




No hay comentarios:

EMBALSE DE LA PEDRERA

De mi última visita al embalse de La Pedrera me ha sorprendido el aspecto azul turquesa de las aguas. No las recordaba con semejante color. ...