lunes, 13 de septiembre de 2021

TRIBULACIONES HISTÓRICAS MURCIANAS Y RETAHÍLA DE REFINADOS EMBUSTES LITERARIOS




CRÓNICAS Y ROMANCES DE MURCIA


La intuición casi nunca falla. En mi caso, cuando he sospechado algo interesante y curioso sobre algún libro o artista, se ha cumplido en la mayoría de las veces. Cuando vi este volumen en  el escaparate de un comercio murciano, lo que pensé fue lo siguiente: no conozco a los autores, los sospecho locales, pero como la ciudad de Murcia, el fenómeno histórico-cultural que es Murcia, representa algo para mí, eso compensará tanto las pretensiones históricas como el  nivel literario del texto. Seguro que por tratarse de viejas historias de la provincia de Murcia, el libro ya cumple con las expectativas y vale la pena adquirirlo. Pensado y hecho. Me llevé el libro y ha sido uno de los últimos con los que me ha resultado más fácil disfrutar.

Paco López y Emilio del Carmelo, con sencillez y precisión, ensartan romances, leyendas, crónicas e historias reales ocurridas desde el Medievo hasta las últimas décadas del siglo XX en las distintas ciudades de la provincia de Murcia. Tragedias, situaciones chocantes y absurdas, anécdotas, personajes históricos y personajes extrafalarios, inundaciones, asesinatos…, nos convencen del carácter a veces delirante que adquiere el entorno en el uno vive, convirtiéndose en materia de creación literaria.

Hacer acopio de la información que la memoria guarda de una ciudad, de un pueblo, de cualquier rincón habitable, nos introduce en ese ambiente mágico que  la narrativa guarda preciosamente; también ocurre que sea la poesía quien a propósito del recuerdo popular de algo curioso o desmesurado lo rememore de modo tan eficaz como es a través de las gestas chocantes y mínimas de los romances.

El Tiempo  despliega su cinta de acontecimientos y lo hace en un lugar, Murcia. Si se tiene conocimiento personal de tal espacio, de tal lugar, lo entrañable es un elemento más que se añade al placer de la lectura.

 

   


 

ANTOLOGÍA  TRADUCIDA.

MAX AUB

 

Si no fuera por la editorial famosa, y creo que, aun encima, este libro editado en el 2004 sería ya conceptuado como “libro de viejo”. Aquí, Max Aub, en uno de sus libros más raros y mejores,  nos muestra su destreza con el apócrifo,   desplegando una curiosa serie que pretende atravesar literariamente todos los episodios destacados de la historia.

Desde los tiempos faraónicos y el mundo grecolatino, cruzando el medievo hasta alcanzar la Edad Moderna y Contemporánea,  viajando por China y las Américas, el abanico de nombres y de autores anónimos que Max Aub nos presenta – y crea, por no decir, que se inventa - resulta tan curioso y completo como convincente. Esta es una de las características sorpresivas que crea la imaginación literaria con el consentimiento de la lectura entregada: la aceptación encantada de mundos y autores fictivos. Quien lee, con más o menos reservas, pero con un grado alto de confianza, acepta, acoge, disfruta y viaja, en consecuencia por el universo que la lectura le está descubriendo. Y aunque sepamos que se trata de un pastiche confeccionado a conciencia, la naturaleza de la ficción literaria es de tal calibre que el disfrute y el interés no decrecen. La fe que el lector deposita sobre el texto afianza y multiplica toda expectativa. Uno continúa encontrándose con pensadores desconocidos, con poetas que se perdieron en los laberintos del tiempo, con escritores que desaparecieron en el magma de la historia: pensadores, poetas y escritores que no existieron nunca pero que la imaginación ha dado poderosa carta de existencia virtual en el espacio de las letras.

Además, Max Aub se encarga de escoger bien épocas y nombres, títulos de obras, epígrafes convincentes, contextos verosímiles para que ese hilo de crédito en lo ficcional, en lo fantástico no pierda su continuidad.

De hecho, con los textos delante, uno se inclinaría con toda tranquilidad a afirmar la existencia de esta constelación de autores tan raros o poco conocidos.

Ahora bien, examinando de cerca los fugitivos textos que Aub antologa del muestrario universal, nos damos cuenta cómo el escritor se fabrica para sí mismo “breves ocasiones” en las que oponerse a un pensamiento que no le gusta, sea este imperante o no, descargando su propia ideología. Gracias a nombres de autores que no pisaron jamás esta tierra por la simple razón de que fueron inventados y no poseían otra existencia que esa, Aub lanza pullas a la iglesia, al cristianismo, a las poses intransigentes de la sociedad biempensante y a las convenciones del pensamiento común. Esta es la ventaja de protegerse con el sutil disfraz del apócrifo, aunque en ocasiones asome el plumero propio con cierta contundencia a través de alguna de estas invenciones. Entonces es cuando dan ganas de decir: Señor Aub, no, cállese usted y que hable su personaje.

 

No hay comentarios:

ALBUM

Al contemplar esta imagen de Alicante pintada alrededor de 1800, experimento dos sensaciones no sé si antitéticas. Por un lado, que Alica...