26.2.21

MACROBIO MAGISTER. APÓCRIFOS VERDADEROS





Si salvamos esta vida, salvamos la otra.

 

 

Dar un nuevo sentido a las lágrimas, al corazón para descubrir excelencias secretas.

 

 

Recuperar el linaje de algunas palabras arroja bastante luz a los usos erráticos que de tales palabras hace  la actualidad.

 

 

El cuerpo me lleva.

 

 

La “justa medida” que reivindicaban los clásicos: esa es la piedra filosofal que buscamos con  torpeza y ansiedad.

 

 

Las mujeres que hacen culturismo pierden las caderas.

 

 

El logos de esta época es un irisado anillo de Moebius.

 

 

La guerra es robar. Está matemática e históricamente demostrado.

 

 

El miedo que me tienes me asusta.

 

 

La mujer está diseñada para volver loco al hombre.

 

 

Hoy sólo los periodistas aportan palabras nuevas. La mediocridad actual no da para más.

 

 

El universo es un complejo texto surcado de alusiones veladas y signos. Cada vez que fijamos la atención en alguno de estos aspectos reinventamos e interpretamos el mundo.

 

 

Cioran construye frases rebozando el alma y el corazón en sesiones de abismo.

 

 

Paul Valery era tan puro como Paul Valéry.

 

 

Los hispanoamericanos parecen lentos pero cogen carrerillas vertiginosas en su producción literaria.

 

 

“Inteligencia artificial” es una suerte de oxímoron.

 

 

La admirable capacidad del lenguaje para expedir fórmulas descriptivas de universo.

 

 

Entre los políticos y los periodistas anda el juego. ¿Nos tenemos que contentar con tan sólo mirar?

 

 

Más allá o más acá del universo discernible, estamos nosotros, esperando alcanzar el  admirable sitio que nos merecemos.

 

No hay comentarios:

EL PARAÍSO EN LA TIERRA O LA ANSIADA BÚSQUEDA DEL LOCUS AMOENUS I

Sospechamos que todo rastro de paraíso detectable en la tierra que habitamos será siempre un reflejo opaco e imperfecto de aquel lugar desea...