jueves, 17 de noviembre de 2022

MONITORES ROTOS, SOLITARIOS




Qué sensación más extraña producen estos monitores de televisión destrozados o funcionando apenas todavía, que recogen estas fotos sesenteras y setenteras. No es que un objeto altamente tecnológico por estar tirado en la calle nos apene de algún modo o nos produzca cierta estupefacción o asombro: es que al estar desprendido de su contexto doméstico, la utilidad, los rasgos civilizatorios asociados a él, estallan y desaparecen y sumen al aparato en la desolación más estricta. Si apenas funciona o, simplemente, no lo hace, la fulguración inexistente de la pantalla convierte al notable electrodoméstico en un espectro, en un fantoche tecnológico, es decir, en un cacharro.

En las casas, funcionando en el centro del salón era el punto de atracción de todo el hogar, expulsaba por su pantalla luz, rostros, cuerpos, paisajes, músicas, océanos. Tirado en medio de la calle esa pantalla implosiona lúgubremente, sin remedio y sin gracia, es una ruina moderna. Ya sólo emite sombra muerta que encima no sale despedida de la pantalla sino que rebosa por los bordes entrando dentro de un modo incesante.



No obstante, si todavía le queda vida, y emite alguna imagen en el espacio descontextualizado de la calle, aun es capaz de plantarle cara al entorno y ofrecer su realidad paralela, su pequeño universo virtual ante la amplitud total de la realidad que le rodea. Aunque un televisor funcionando en la calle lo que hace es reclamar por piedad algo de atención, el aire fantasmático de las imágenes que desprende se diluirá en la espaciosidad que lo ha incluido en el paisaje urbano como elemento surrealista de atrezo.

Las pantallas hipnotizan. Al ver una tele hecha polvo en medio de la calle lo que uno piensa es en la posibilidad aplastada de un mundo que se podía haber asomado por allí. Ahora es sólo un agujero y el mundo que quería asomarse hacia nosotros, está definitivamente muerto, reposando en el lecho mohoso de ese pozo cuadrangular, es decir, en ningún sitio.     

 

No hay comentarios:

EMBALSE DE LA PEDRERA

De mi última visita al embalse de La Pedrera me ha sorprendido el aspecto azul turquesa de las aguas. No las recordaba con semejante color. ...